Cultura SVLa Última

“Hasta el tope” 29 años

Para muchos el peor de los enfrentamientos armados de nuestro país, para otros el final de una pesadilla.

#ElPuebloSV #LaNoticiaConVos

Por Girasol Meneces

La Ofensiva hasta el tope, también conocida como “Ofensiva fuera los fascistas, Febe Elizabeth vive” o «la última ofensiva» para la población en general, fue uno de los choques más crudos entre  el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y las fuerzas armadas de este pueblo.

Comenzó el 11 de noviembre de 1989 casí al mediodía y duró hasta principios del siguiente mes; fueron días largos con mucha lluvia de plomo por todos lados.

Los departamentos que se llevaron la peor parte fueron: San Salvador, San Miguel, Santa Ana, Usulután y Chalatenango, que se convirtieron en campos de batalla.

Doña Sara todavía recuerda: » Después de 29 años, no sé si las cosas han mejorado o empeorado, pero aquellos días fueron crudos y negros. Mis hijos varones se habían ido para los Estados y nosotros vivíamos en el Plan del Pino, cerca de las pilas, y ahí todos decían que descansaban los guerrilleros un su rato y que tomaban agua, aprovechando el nacimiento. Pasaban de mañanita con sus maletas en la espalda, hombres y mujeres, y cuando uno menos sentía bajaban los soldados preguntando que si no habíamos visto a «los muchachos», porque así les decían. Mi hija y el único de mis hijos varones que tenía en la casa que es Down yo los metía debajo de la cama, porque cuando pasaba el helicoptero, hasta respingaban en la calle las balas. Bien me acuerdo que pasamos 14 días que no hallabamos qué comer y solo porque Dios es grande salimos con vida de eso».

Doña Sara ahora ya tiene 84 años y vive en San Jacinto, muy lejos de todo lo que hace tiempo era la guerra, aunque reclama que «ahora vivimos en una guerra diferente, pero la de las balas por lo menos ya pasó, ya ahora ya no anda el ejército reclutando a los muchachos, ahora los reclutan pero por otro lado».

Para ese tiempo tanto guerrilleros como policías  estaban ya desgastados de tanto luchar entre sí, con ansias de que la guerra llegara a su final.

Prensa internacional afuera del Hotel Sheraton durante la ofensiva – San Salvador, 11 de Noviembre 1989.”

Y qué decir de la labor de periodistas y rescatistas, que en ese momento tenían que arriesgar sus vidas metiéndose en la reventazón, unos para mantener al tanto al país y al mundo de cómo estaban las cosas y los otros, para ayudar a quienes podían ser salvados.

En cualquier lado, el pueblo civil estaba sometido al caos, a la muerte y a las torturas, y aunque han pasado ya 29 años, está yuca que quienes vivieron esa etapa, de éste pueblo, saquen de sus mentes lo que sufrieron de la guerra en carne propia.

0
Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Ir a la barra de herramientas