La ÚltimaPonele QuesoTu Pueblo

Los del cantón

Muchos cipotes de los cantones entran a la escuela a las 7:30 u 8:00am, sus maestros difícilmente llegarían más temprano por la distancia que hay que recorrer, si hay bus.

#ElPuebloSV #ClaroyPelado

Por: Mélida Figueroa

Si no hay bus deberán caminar por mucho tiempo y cuando estén en el salón de clase lo más probable es que les den a transcribir párrafos de un libro a los estudiantes y quizá les dicten preguntas para que contesten basado en lo que ya transcribieron.

¿Por qué?, porque los maestros llegan demasiado cansados y encima no hay computadoras para que los cipotes trabajen y si las hay difícilmente tendrían internet para hacer actividades o investigaciones.

En su casa mucho menos, con lo que sus tatas ganan en la finca apenas alcanza para la comida, no hay un ciber café, para eso hay que ir al pueblo y tampoco alcanza.  Pasan los días, los años para muchos…  cuando salen de esa escuelita  donde hay hasta sexto o noveno grado lo más… Pum! No se adaptan, no saben cómo funcionan las cosas en las escuelas urbanas, ni idea de cómo funciona una computadora, leen titubeando, les abruma usar Word, peor Excel; eso les da miedo.

El mundo laboral les resulta cruel, empezando porque quien va a querer contratar a alguien de un lugar tan lejos y que sus horarios estén limitados por el transporte que hay hasta su casa, de ahí la preparación, está en desventaja con otros que tienen mejor formación académica, solo queda para estos bichos resignarse a un trabajo de maquila o en el campo, trabajos muy dignos pero bien desgastantes y mal pagados.

Entonces: ¿Se debe cambiar el sistema educativo del país o primero en las escuelas rurales para irse equilibrando en materia educativa?, ¿Debería Educación ayudar a que los maestros de las zonas rurales lleguen a las escuelas más temprano, dándoles transporte?. ¿El Viceministerio de transporte debería extender el horario de servicio a los cantones? De ser así ¿Cómo se podría hacer?, ¿Qué hay de los jóvenes que estudian en el área urbana y no son competitivos en las tecnologías?

Para lo primero; si sería bueno cambiar el sistema educativo en las escuelas rurales,  con más maestros para que no estén llenos de trabajo y puedan aclarar las dudas de los estudiantes, motivar a los estudiantes a hacer investigaciones  para tener más conocimientos. Esto ayudados de la tecnologías, las escuelas deben tener suficientes computadoras con internet del bueno y profesores que sepan de esa área, porque a estos cipotes de la zona urbana no solo les la falta equipo, sino también profesores bien preparados para enseñar, porque muchos conocen la materia pero no saben enseñar, y esto responde la última pregunta.

Cerca de la Sociedad, Morazán, El Salvador

Regresando a los cantones, hay que aumentar el presupuesto a educación y poner una parte al transporte privado, para los profesores. Esto no es lujo, ayudaría a que los ticher lleguen más temprano, la jornada sería más productiva y menos asaltos que ellos sufren a cada rato en el camino, porque por eso es que muchos buscan plaza en colegios, así que los cipotes nunca se terminan de adaptar a los docentes, eso les hace más difícil el aprendizaje.

Lo anterior no fuera tan necesario si de una vez el viceministerio de transporte impulsara y motivara a los transportistas a invertir en las zonas rurales, con un horario que les permita trabajar por lo  menos a 2 horas de su casas y poder regresar el mismo día.

No se puede pretender que la gente que quiere cambiar su vida de manera positiva se vayan al pueblo o a la ciudad, si ya la capital que ya está sobrepoblada, pero tampoco se debe permitir que se siga en el mismo camino, llenos de pobreza por la falta de una buena instrucción escolar, porque ellos son parte de un todo, si parte de nuestro país fracasa, toda nuestra patria está quebrada, tanto que se siguen atravesando las fronteras con la ilusión de una vida mejor.

4+
Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Ir a la barra de herramientas