Bajando Revoluciones Plus
Deportivitez

“Presenciamos un Alianza deslucido” asegura Jorge “El Zarco” Rodríguez

Por: El Gordinho

#ElPuebloSV #LaNoticiaConVos

“Presenciamos un Alianza deslucido” asegura El Zarco Rodríguez

Albos y coyotes pintaron de blanco el cielo con globos, como muestra de solidaridad con el preparador físico del Sonsonate, Omar Pimentel, por el asesinato de su familia.

Ambas oncenas entraron al césped del Coloso de Monserrat con globos en las manos y con una mirada al cielo, como oxigenando justicia por la familia Pimentel y rogando no pasar por ese trago amargo.

El réferi pitó un minuto de silencio, en la gradería se escucho una lluvia de aplausos. Luego de ese acto de solidaridad, se coloca la número 5 y comienza la batalla entre Coyotes y Elefantes.

Minuto 15 y en los graderíos la afición comienza a presionar porque el gol, no aparece. Albos y Coyotes realizan un futbol ratonero como esperando el error del rival.

Durante el desarrollo del primer tiempo fue un Alianza totalmente desconocido, jugando a medio vapor.

El equipo vicentino trabajó por no perder, ya que sería un buen negocio llevarse la taquilla y rascar un punto.

El réferi pitó el final de los 45 minutos y de los graderíos baja una rechifla por lo visto en la cancha.

Para muestra un botón: 2 tiro a puerta por los Elefantes y 1 de los Coyotes. Los rompe redes de ambos equipos dando vía en un terreno sin tráfico.

Minuto 51, Mario Monterrosa arrastra a los Coyotes, corrió en paralelo al segundo poste, el cafetero Vladimir Díaz la toma de un rechazo de cabeza de la zaga y manda la cariñosita a dormir al fondo de la red. Alianza 1 Audaz 0.

Eso gol provocó el aullido de los coyotes, pero conforme avanzaba el tiempo se fueron silenciado producto de contraataque de los pieles duras.

Minuto 68 el balón pega en la mano de Mario Benítez, el silbante señala penal. Eduardo Rodríguez le pega pero el meta, Víctor García, desvía el disparo y disfruta del empate al Audaz.

Los coyotes adelantaron líneas pero se estrellaban en el muro blanco y en otros casos el meta García detenía hasta el viento que llevaba olor a gol.

En los graderíos se terminaron las aguas etílicas, los panes mata niños, la mama Chus sirvió el último churrasco argentino y el réferi dijo vámonos a casa, fin del partido.

Y aunque ganaron, Jorge El Zarco Rodríguez, sentía el paladar con olor a hiel porque no le gustó el partido y anunció cambios para el próximo mascón.

2+

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Ir a la barra de herramientas