Cultura SV
Trending

Oscar Guerra un ciego con sed de ayudar a otros ciegos

Por: Ada Guillén

#ElPuebloSV #LaNociaConVos

Escuchá la nota aquí: 

Oscar Guerra un ciego con sed de ayudar a otros ciegos

Oscar Alexander Guerra García, becario de la UPED, no vidente, estudiante de Licenciatura en Gerencia Informática

En este día especial en que se conmemora el día nacional de los ciegos, queremos contarte una historia real.

La historia de Oscar Alexander Guerra García, un hombre que nació con visión, pero que por un accidente de trabajo, tuvo la obligación de aprender a vivir en la oscuridad, haciendo uso de su luz interior para iluminar su camino y quien vive con todo el deseo en su corazón, de alumbrar también el camino de otros.

Este caballero que ya llegó a los enta, está iniciando sus estudios en Licenciatura en Gerencia Informática. Y aunque ya tiene un recorrido de 14 años en ese rubro, se decidió a iniciar una carrera profesional porque, como él mismo menciona, ahora que es ciego se ha dado cuenta que la vida sigue y todavía tiene mucho por alcanzar. Y en Asociación Visión El Salvador le dieron un empujoncito, proporcionándole una beca, en la Universidad Pedagógica.

Fue hasta hace 6 años y medio que perdió la visión, debido a un accidente que tuvo en su trabajo. El prestaba sus servicios para un supermercado de renombre en el país, le pidieron bajar una caja con producto químico para cabello, que al parecer estaba vencido, nos comenta Oscar, y cuando quiso bajarla se desplomo el cartón y eso hizo que el producto que ya se había derramado, se le viniera a su cara y al hacer contacto con sus ojos, le provocó ardor e hinchazón, perdiendo la visibilidad de forma inmediata.

Fue llevado a una unidad de atención de su trabajo, donde le extendieron una referencia para el Seguro Social, ahí le dijeron que su situación era crítica porque tenía un desprendimiento de retina. Recibiendo después, solamente una compensación de algunos sueldos mensuales, mientras resolvía lo de su pago de AFP al quedar inhabilitado.

Fue enviado a rehabilitación, al Centro de Rehabilitación “Eugenia de Dueñas”, la escuela que se convierte en nuestro país, en la casa de salvación de ciegos y personas con baja visión de todas las edades. Ya que en ese lugar les enseñan a cómo defenderse en lo que se convertirá en su nueva vida.

Entre lágrimas, Oscar guerra nos cuenta cómo al llegar a ese lugar pensó que no podría, pero que al escuchar a los niños del hogar, riendo y jugando mica y otros juegos, reflexionó: “Si ellos pueden, tengo que poder yo”, y fue así como se motivó a seguir adelante un año y medio en ese lugar, donde aprendió a movilizarse con la ayuda de su bastón, método braille, y recibió una capacitación especial de Informática Básica y Soporte y Mantenimiento de Computadoras, que era prácticamente en lo que se había desenvuelto los últimos años de su vida.

Hombre trabajador, casado y que ha procreado 2 hijos hombres, uno que lo conoció como vidente y que ha vivido junto a él su proceso de cambio. Su motor para seguir adelante, un pequeño de 12 años que sueña con viajar a Europa un día y traer el dinero suficiente para comprar una casa gigante que se convierta en el hogar de muchos ciegos que desean salir adelante y que no tienen muchas veces dónde quedarse a dormir cuando viajan a San Salvador para poder seguir con sus estudios o una capacitación para poder después aplicar a un trabajo.

Diario El Pueblo SV: ¿De dónde nació ese sueño de tu pequeño hijo?

Oscar Guerra: “Mi esposa y yo, a pesar de vivir en una caja de fósforo, que es nuestra casa, hemos ayudado ya por varios años a otros hermanos ciegos, dándoles donde quedarse por lo menos a dormir, para que puedan continuar sus estudios de fin de semana. No podemos darles nada más, pero por lo menos con lo más básico ahí estamos y mi esposa me apoya en eso sin ningún problema”

DEPSV: ¿Cuál es un mensaje que quisieras darle a los videntes?

Oscar: “Seremos medidos con la misma vara”, “Hoy por ti mañana por mí”, “todos vamos en el camino, vamos de paso y no sabemos lo que nos espera. Yo fui vidente y hoy ciego: No se debe ver a las personas con discapacidad, como algo extraño o insignificante. Así como un niño puede enseñarnos mucho, también una persona con discapacidad, está dispuesto a pasar barreras”.

DEPSV: ¿Qué sigue para Oscar?

DEPSV: “Seguir aprovechando la beca de “Asociación Visión” y terminar la carrera que estoy iniciando. Seguir con el trabajo social de ayuda a otros ciegos y seguirle echando ganas a la vida”.

DEPSV: ¿Qué dice Oscar cada mañana?

OG: “Hay que superar el día a día”

DEPSV: ¿Cuál es la reflexión al llegar la noche?

OG: “Estuvo duro el día, pero valió la pena”

Y mientras los días pasan Oscar Guerra sigue trabajando, ayudando a otros ciegos en un par de Asociaciones de ciegos, enseñando Braille y motivando a otros a que por nada se den por vencidos, y aunque las lágrimas inundaron a ratos su rostro en la conversación. Su sonrisa no deja de ser sincera, la de un salvadoreño soñador y con la férrea esperanza de que siempre hay un mañana para quienes luchan por él.

Quizá pueda interesarte:  Este 1 de marzo se conmemora en el país “El día Nacional del No Vidente”

13+
Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Ir a la barra de herramientas