Ponele Queso

El Génesis de los feminicidios que destruye familias

#ElPuebloSV #LaNoticiaConVos

Escuchá la nota aquí: 

Roxana Pérez, Lcda en Comunicaciones.

Jocelyn, una joven de 26 años egresada de la Licenciatura en Psicología, tenía diez años de relación sentimental con Ronald, con quien estaba acompañada. Sin embargo, no todo fue color de rosa, ella sufrió violencia física, verbal y psicológica. Y para rematar nunca puso una denuncia en contra de su acompañante.

Una noche, Jocelyn decidió salir con sus amigos y su teléfono comenzó a sonar incesantemente con llamadas de su pareja. Eso comenzó a incomodarle y terminó atendiendo. Al contestar, ella notó la molestia de Ronald y decidió no llegar a casa para evitar problemas.

Al día siguiente ellos se reencontraron y las peleas no se hicieron esperar. Días después, la mamá de Jocelyn buscó establecer comunicación con ella a través de nota de voz, pero no recibía respuesta, más que sólo mensajes. ¡Algo estaba mal! Jocelyn se había convertido en una de las más de 100 mujeres víctimas de feminicidio que la Policía Nacional Civil (PNC) reportó entre enero y julio del 2018.

Imagen de referencia.

Como mujeres es importante estar buzas para actuar cuando se está cayendo en una situación de violencia. No se debe dejar que el silencio y el temor se adueñen de nuestra mente. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), en todo el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental. Debemos estar alertas para no ser una de estas mujeres que la ONU asevera.

Hay diferentes esfuerzos que se han realizado por detener este tipo de vicisitudes que terminan con la vida de las mujeres en nuestro país. Se han creado instituciones para cuidar nuestros derechos de forma directa, como el ISDEMU. Además, la Fiscalía General de la República (FGR) y la PNC juegan un papel fundamental en la investigación y persecución de los crímenes.

A pesar de estos grandes esfuerzos, hace falta tratar de raíz el tema del feminicidio. Como en el caso de Jocelyn, todo tiene un inicio. Tipos de violencia que se van generando antes de llegar al acto de quitar la vida a una persona.

Marzo es el mes donde se conmemora el Día Internacional de la Mujer; una fecha para recordar los derechos de igualdad, respeto y dignificación de las mujeres. Pero no podemos dejar de lado el alto costo que ha producido la violencia, pérdida de madres de familia, esposas e hijas.

Estamos frente a una situación difícil, con raíces culturales e históricas en donde es esencial el papel de la familia y también de las mujeres, al enseñar a sus hijos los valores de respeto hacia la dignidad humana, igualdad y la no violencia. Hoy más que nunca, debemos enseñarle a los niños que nadie es más o menos que otro.

El machismo y el patriarcado son dos conceptos relacionados, y ambos, hoy en día, son muy visibles en nuestra sociedad. Machismo es un conjunto de creencias, sesgos cognitivos y actitudes que predisponen a las personas. Es decir, actuar como si la mujer tuviese menos valor que el hombre y que puede controlar su vida. El patriarcado es el motor del machismo, entendido como ciertos privilegios que solo los hombres tienen y pueden disfrutar.

Al indicar la relación de estos dos términos podemos reflexionar cuántas veces como sociedad y Estado hemos enseñado acciones a los niños de superioridad. Por ejemplo: «los hombres tienen que tener siempre el poder» o la expresión “entre más mujeres tengan, mejor.” “Los hombres nunca deben llorar o mostrar tristeza».

Los niños aprenden de lo que ven y si en casa, aparte de escuchar estas expresiones, ven que la manera de solucionar problemas es por medio de violencia y agresividad, con gritos, empujones y faltas de respeto, eso aprenderán. Y llegarán a creer que eso es normal.

Imagen de referencia.

Debemos reflexionar y preguntarnos: ¿Cuándo dejaremos de enseñarles a los niños estas acciones? Sino las cambiamos seguiremos en una sociedad en donde a la mujer no se le da el valor y la dignificación que merece, el respeto a la vida e igualdad, y la no violencia. Los feminicidios son el resultado de la misoginia que significa el odio más o menos disimulado hacia las mujeres y niñas, humillación, maltrato físico, emocional, hostigamiento y abuso sexual.

Un niño es el presente y el futuro. Empecemos a darles la mejor enseñanza y educación que ellos merecen. Dejemos de lamentar casos de violencia y feminicidio como el de Jocelyn. La familia y el Estado pueden evitarlo, si educamos a nuestros niños libres de acciones violentas en los hogares.

 

1+
Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Verifica También

Close
Close
Ir a la barra de herramientas