Tu PuebloVolados Digitales

Nuestro Presente y Futuro: Educación, Tecnología e Inversión





Dr. Harold C. Lantan
Abogado litigante, LL.M University of California

#ElPuebloSV #LaNoticiaConVos

Escuchá la nota aquí: 

Nuestro Presente y Futuro: Educación, Tecnología e Inversión

He conocido la labor de la Asociación Salesiana a través de sus diversas instituciones educativas y fundaciones como FUSALMO y otras que trabajan en favor de la niñez y juventud menos favorecida de nuestro país.

Este esfuerzo ha marcado el camino, educando a los jóvenes, en nuevas tecnologías como: mecatrónica, robótica, informática, e incluso el desarrollo de industria verde.  Además de la construcción de un observatorio para investigación y formación en Biología y Astronomía por la Universidad Don Bosco; y la preparación y participación de una delegación que tuvo participación en una competencia internacional de robótica en Dubai, por parte de la fundación antes referida.

En este escenario, estamos ante la presencia de algunos  jóvenes emprendedores con ideas y proyectos interesantes en el campo de la ciencia y la tecnología; pero que no poseen los fondos suficientes para desarrollarlas, ni cuentan con medios para acceder a financiamiento. Aunado a lo anterior, el panorama en general para nuestra sociedad es que no hay suficientes empleos y oportunidades, lo que provoca una migración hacia otros países, creando un problema a los Estados receptores, además de los riesgos y la ruptura familiar que ello ocasiona.

Como salvadoreños, tenemos el deber moral de plantear soluciones a estos problemas, independientemente de que nuestra generación alcance a ver los frutos de lo que ahora sembremos. En el marco previamente descrito, considero que El Salvador se vería beneficiado con la promulgación de una Ley de Sociedades de Capital de Riesgo (en inglés venture capital), que brinde incentivos especialmente fiscales a los inversionistas nacionales y extranjeros para invertir en este tipo de sociedades emergentes que se dediquen principalmente al desarrollo de ramas de la ciencia y tecnología como las descritas anteriormente.

Para el inversionista nacional estos incentivos son necesarios para el cambio de paradigmas de realizar una inversión fuera de la tradicional sociedad familiar “cerrada” (aunque implementando una sociedad anónima); y al inversionista extranjero para que elija a El Salvador como destino de sus inversiones en estas áreas en especial.

Todos los elementos descritos en este artículo: educación, tecnología, emprendedurismo, más la normativa legal pertinente encaminada a su incentivo y desarrollo; nos permitirán además paliar en parte la migración, puesto que los jóvenes con la tecnología pueden acceder a proyectos y mercados internacionales, sin necesidad de arriesgarse en la búsqueda de un mejor futuro.

Por ello es que, como sociedad civil, pronto estaremos presentando incluso un proyecto borrador de esta iniciativa a las autoridades pertinentes. La búsqueda y formulación de soluciones a los problemas que nos aquejan, es el deber de todos como ciudadanos, no sólo del gobierno.  La buena voluntad requiere acciones; la construcción de una sociedad mejor, el valor de tomar las decisiones correctas.

El presente es el momento para hacer la elección de ser obreros de un cambio visionario o ser cómplices de la indiferencia del pasado.

El poeta Gibrán Khalil Gibrán dijo que el hombre alcanza la perfección cuando “llega a convertirse en una sombra de la sombra de Dios”; realicemos lo que está dentro de nuestras posibilidades  en el  presente, para que las futuras generaciones desarrollen los talentos que el Todopoderoso les ha brindado y alcancen esa perfección para su gloria.



0
Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Ir a la barra de herramientas