La ÚltimaTu Pueblo

Cuida al mero, merito salvadoreño



Redacción: Johanna Segovia, bióloga salvadoreña

#ElPuebloSV #LaNoticiaConVos

Escuchá la nota aquí: [responsivevoice_button voice=»Spanish Female» buttontext=»La Noticia Con Vos»

Cuida al mero, merito salvadoreño

Gigante gentil e ingenuo el que tenemos en nuestras aguas, este pez majestuoso es sumamente curioso e imponente. En las aguas salvadoreñas existen varias especies de meros, pero quizá el más impresionante por su tamaño es el Epinephelus quinquefasciatus, el mero Goliat, el cuál puede llegar a medir dos metros, pesar 400 kg y vivir hasta 37 años.

Aunque habitan aguas profundas, nosotros tenemos la oportunidad de observarlos a menores profundidades, en ecosistemas como los arrecifes rocosos, estuarios o entre manglares.

Estos animales tienen crecimiento lento con retraso en la madurez, esto significa que maduran entre 5 a 7 años, con longitudes de más de un metro. También tienen gran fidelidad territorial y a pesar de que son solitarios, pueden agruparse en lugares y tiempos específicos para la reproducción.

Muestran gran curiosidad, que puede confundirse con valentía, y se acercan mucho a quienes bucean. Todas estas características de su historia de vida y comportamiento aumentan la vulnerabilidad de sus poblaciones ante la explotación pesquera, contaminación marina y degradación de su hábitat.

La especie ha sufrido declive en sus poblaciones, llegando a ser uno de los peces con mayor peligro de extinción en el país y en el mundo; es por lo que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales del país lo ha incorporado en el Listado de Especies Amenazadas y en Peligro de Extinción de El Salvador.

Y aunque tenemos pocos estudios científicos en aguas salvadoreñas, estos organismos con clave para las redes tróficas. Tanto, que la especie hermana del Atlántico, E. itajara, controla las poblaciones del pez León, el cual es invasor y ha impactado negativamente en la biodiversidad y pesca.

No matemos ni amenacemos a las especies que nos ayudan y son parte del equilibrio de los ecosistemas. Estos animales valen más vivos que muertos, su presencia puede significar ingresos económicos a través del turismo comunitario con buceo contemplativo. No extingamos nuestro patrimonio natural. Observemos este gran tesoro que tenemos en el país, sepamos el por qué es importante conservarlo.

Quién vive cerca de los ecosistemas son quienes tienen mayor interacción y conocimiento acumulado de generación en generación, no perdamos ese conocimiento empírico que hace sensible a nuestra gente con sus medios de vida.



6+
Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Ir a la barra de herramientas