La izquierda: el nuevo trampolín de la derecha para volver a la cima

Escuchá la nota aquí: 

La izquierda: el nuevo trampolín de la derecha para volver a la cima

Toda persona que me conozca un poco o haya hablado conmigo sobre política sabrá que tengo ideas en común con la izquierda, pero así mismo critico muchas propuestas que son propias de la misma, esto sumado a mi apoyo irrestricto al capitalismo; ha confundido a muchos ya que se tiene la equivoca visión de que si apoyas ideas de una sensibilidad política, automáticamente tienes que repudiar las ideas de su contraparte; esto me ha hecho reflexionar en ocasiones sobre el fanatismo político y cómo este hace caer muchas veces a las personas en contradicciones obvias, defendiendo auténticas locuras si vienen dichas por los líderes afines a su pensamiento.

Sumado a esto, debemos tomar en cuenta el nivel extremo de manipulación que ejercen los líderes de ambos espectros políticos para mantener a sus fieles borregos atados y que no les pase lo que me paso a mí hace ya un tiempo, que identificándome plenamente con la izquierda me topé con textos de Jordan Peterson, Steven Pinker, Ayn Rand, Camile Paglia entre otros, que han hecho desligarme de la izquierda, aunque comparta muchas de sus ideas; pero rechazando muchas conductas totalitarias propias de esta ideología, como su amor por abrazar el poder de manera tiránica sin querer soltarlo, llegando incluso a reformar la Constitución de los países, para poder perpetuarse en el poder y aunque esto también se ha visto en políticos de derecha, son los de izquierda los que más han destacado en este tipo de actitudes totalitarias, ejemplos como Castro en cuba, el fallecido Hugo Chávez y su predecesor Nicolás Maduro, Daniel Ortega en Nicaragua y Evo Morales en Bolivia. Estos son los estandartes más fuertes de la izquierda en América.

Todos teniendo la particularidad de no querer soltar sus cargos como presidentes, censurando de manera descarada las comunicaciones, y en la mayoría de casos teniendo a su país en crisis, haciendo que aún la derecha más conservadora de otros países los tomen de ejemplo para alienar a sus ciudadanos, con la exigencia del voto “para no llegar a ser como esos países”. De este modo la izquierda se está volviendo el arma preferida de los ultraderechistas para volver al poder.

El ejemplo más claro se dio en las pasadas elecciones de países americanos, donde el estado precario y alarmante de Venezuela gracias a Nicolas Maduro fue la propaganda perfecta para los candidatos presidenciales de derecha, usando el: “Si votan por la izquierda nos volveremos como Venezuela”, como eslogan principal. En casos como Colombia y Brasil funcionó porque candidatos de una derecha más conservadora tomaron el poder de sus respectivos países, prometiendo que harían temblar a Donald Trump, que no dejarán que nada parecido a Venezuela pase durante sus gobiernos, con la promesa de solucionar el problema de migración excesiva de venezolanos a sus países, con propuestas reprochables.

Al final a la derecha le interesa que la izquierda exista, pero sobre todo que siga fracasando, que siga siendo ese demonio que necesita ser erradicado. Esto cambiaría si los líderes de izquierda se empeñan más en hacer bien su trabajo y no en perpetuarse en el poder, como lo está haciendo Andrés Manuel López Obrador en México, que, quitando algunas decisiones cuestionables, está cumpliendo con lo que prometió en campaña y está abofeteando a mano abierta a quienes advertían que su gobierno sería un desastre.

2+

Un comentario en «La izquierda: el nuevo trampolín de la derecha para volver a la cima»

  • el 23 abril, 2019 a las 10:31 am
    Enlace permanente

    Creo que dice tantas cosas que no termina diciendo nada, hay errores en tildes y redacción, pero suerte, sigue intentando.

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.